Valdés pone la lupa sobre los partidos provinciales para definir quién lo acompañará en la fórmula

0
664

EL PP y el PL pujan por ocupar el lugar que deja Gustavo Canteros como vicegobernador y presidente nato del Senado. Las diputadas Albana Rotela (PP) y Any Pereyra (PL), los nombres femeninos que más suenan en microclima poolítico. Entre los nombres masculinos que suenan aparece el del senador nacional Pedro Braillard y un peronista encubierto.

La fórmula de Encuentro por Corrientes (ECO) para las elecciones a gobernador 2021 aun no está cerrada. No obstante, hay varios anotados para suceder a Gustavo Canteros como presidente nato del senado y vicegobernador de la provincia.
Con Gustavo Valdés como número puesto en la cabeza de lista aspirando a seguir en el sillón de Ferré, más allá de algunas “ñañas”, la alianza gobernante camina hacia momentos de definición, con el norte puesto en retener el Poder Ejecutivo provincial tras 20 años de gestión radical.
Valdés mide muy arriba, su imagen positiva asusta a propios y extraños, lo que lo ubica como “única carta” en un esquema donde se puja por los espacios de poder restantes. Los correntinos irán a las urnas, probablemente en octubre de este año, para buscar a su nuevo mandatario provincial, donde todo hace pensar, que será otra vez el ituzaingueño.
En el horizonte, teniendo en cuenta este contexto, la vicegobernación es el foco de atención de los aliados de ECO. Con la imposibilidad de que Canteros pueda volver a ocupar ese cargo (tuvo dos mandatos seguidos) los que se anotan en la carrera son los partidos provinciales, donde el Popular (PP) y el Liberal juegan sus mejores cartas.
Mujeres. Esa parecería ser la clave. En tiempos en que se profesa la paridad de género, Valdés intenta doblegar la preponderancia de los hombres en la escena política pública. Por ello, hay un pensamiento estratégico para que la fórmula del espacio verde esté integrada por Valdés y una dama. No obstante, los hombres no dan el brazo a torcer y también empujan el carro de género a su favor, para no dejar pasar tan importante oportunidad de manejar los destinos de la Cámara Alta provincial.
Los Canarios en punta
Desde el Partido Popular, Pedro Braillard Poccard y sus huestes buscan estar en el bolillero, con la mayor cantidad de chances posibles. Además del ya exvicegobernador y actual senador nacional, aparece sonado fuerte, la actual diputada provincial Albana Rotela. Mujer bien considerada puertas adentro del PP y además con una trayectoria fiel a ECO, que la deja en centro de la escena tras haber sido funcionaria de Colombi en su segundo mandato y espada defensora de Valdés en la Cámara Baja. Además de haber estado ya, bajo el mando del actual gobernador en tiempos que ocupó el cargo de Ministro de Gobierno y Justicia allá por el 2009.
Si bien Rotela es de Monte Caseros (cacereña), es una destacada dirigente política que tiene gravitación fuerte en Capital, como así también con predicamento territorial en la región Centro Sur del territorio provincial. De hecho Braillard Poccard, presidente del PP, la designó como maneger de esa zona de la provincia, dentro de lo que es la estrategia partidaria, para apuntalar la estructura canaria.
Rotela corre con ventaja. Es mujer. Es joven. Dos características que cotizan en bolsa a la hora de elegir un candidato. Además tiene empuje y es una referente indiscutida dentro de los popes del PP. Asimismo tiene una gran cercanía con Valdés que pone a elucubrar a varios filósofos radiales de la política correntina. Recientemente unas encuestas en las redes sociales (que si bien no tienen rigor científico, pero son una fotografía del microclina político), la puso en la palestra, por encima de otras mujeres de la política que buscan lugares de poder en el nuevo ECO.
Reconversión Celeste
Ana María Pereyra tiene sus aspiraciones a la Cámara Alta, y se muestra en el centro de la escena como una de las referentes del “círculo rojo” del valdesismo de fuste, aunque su trayectoria la desmienta. La representante “new age” del viejo partido de Torrent, volvió a quedar bien parada, cuando saltó el cerco, ni bien asumió como diputada provincial, haciendo polvo sus alianza con los justicilistas kirchneristas y votando junto al oficialismo de ECO.
Transversal, pragmática, taimada, osada, cuestionada, pero siempre vigente, como una actriz taquillera en la novela política de Corrientes, Any presiona para secundar a Valdés en la propuesta de gobernar 4 años más la provincia.
En tándem con su par, el diputado Eduardo Hardoy, quien fue la carta que hizo que el PL vuelva a la alianza que es obra de Ricardo Colombi, ajustan y aceitan la estrategia para seducir a Valdés, en esta definición cerrada de la fórmula de ECO. Con cantos de sirena, que intentan convencer de que el otrora partido Liberal vuelve a ser fuerte, con estructura en toda la provincia, integran cada comitiva de Valdés, tanto en el interior como en capital.
No obstante, en todo el arco político que juega en ECO, es sabido que el PL es una escuadra venida a menos desde hace años, y que el tiro de gracia lo sufrió con el nacimiento y fortalecimiento de Encuentro Liberal (ELI), espacio que capitanea Pedro Cassani y que se llevó más de medio liberalismo vernáculo, cuando recogió su lineada allá por el 2009.
Si bien ELI hoy está en desgracia, por haberle mostrado los dientes a Valdés y expresar que es tiempo de que el radicalismo le dé un lugar a los socios fundadores, en la conducción de los destinos de la provincia, aun aglutina intendentes y concejales en gran parte del territorio.
Esto le valió el desaire del actual gobernador y abrió la puerta para que los exliberales “K”, vuelvan a sentir esperanzas tras aliarse con los radicales, para recuperar la estructura partidaria sustraída por Cassani, 12 años atrás.
Any que hasta el 2013 fue viceintendente del kirchnerista Fabián Ríos, militando y profesando la nueva doctrina de la “compañera jefa”, Cristina Kirchner, actualmente está en la vereda de enfrente, intentando lavar ese “paso en faso” que le significó alinearse a un esquema diametralmente opuesto, perdedor en la provincia y en contra de las banderas que históricamente levantó el centenario partido. Hoy es más valdesista que los propios valdesistas, como ayer fue más camauista que Martín Barrionuevo. Es más la banca que ocupa pertenece a la lista del Frente de Todos.

Leave a reply