Policiales

Crimen en Gesell: Máximo Thomsen y Ciro Pertossi rompieron el silencio

Máximo Thomsen y Ciro Pertossi, dos de los acusados de golpear y matar a Fernando Báez Sosa, aceptaron hablar por primera vez en la causa que investiga este homicidio pero no para referirse al hecho que se les imputa, sino para cuestionar el inicio de la investigación, en particular la primera indagatoria, cuando decidieron permanecer en silencio.

El primero de ellos, a partir de un pedido formalizado por su abogado defensor, Hugo Tomei, había solicitado «por tranquilidad» la presencia del juez de Garantías que interviene en el caso, David Mancinelli, que se acercó antes del mediodía para presenciar el interrogatorio que lleva adelante la fiscal Verónica Zamboni.

Según se pudo conocer, ambos imputados se negaron nuevamente a declarar, pero aprovecharon las circunstancias para advertir que en su momento no se les notificó ni se les dieron detalles bien precisos del hecho que se les imputaba. Nada dijeron sobre el crimen cometido durante la madrugada del pasado 18 de enero, frente al local bailable Le Brique, en esta ciudad. Tampoco aceptaron preguntas.

Los otros seis imputados esperan su turno en la sede de la Fiscalía N°6, ahora en instalaciones de la Secretaría de Seguridad municipal, para afrontar el mismo trámite ante Zamboni, que en este encuentro los puso al tanto que ahora tienen un nuevo agravante en la imputación: al homicidio premeditado se les suma la alevosía.

Los planteos de los acusados están en sintonía con el pedido de recusación de la fiscal que había presentado Tomei el jueves último, durante una audiencia previa a la resolución de la prisión preventiva. El defensor también presentó una denuncia penal contra la fiscal, a la que acusa de privación ilegítima de la libertad, falsificación de documento público y falsedad ideológica. Sostiene que se les tomó indagatoria sin darles detalles del caso ni las pruebas existentes en su contra. También resalta que esas declaraciones se tomaron en un lapso de apenas 25 minutos para cumplir con los diez interrogatorios. Cita el caso de uno en particular que, según consta en el expediente, se extendió por solo dos minutos.

Además cuestiona una rueda de reconocimiento por incumplimiento de pasos procesales y pide la nulidad de la declaración de un testigo más que relevante, quizás uno de los que mejor relató ante la fiscal lo que aconteció aquella madrugada frente a Le Brique, quiénes estaban y qué rol tuvieron en el crimen de Fernando Báez Sosa.

Tanto los responsables de la investigación como la querella entienden que estas acusaciones son parte de una estrategia de la defensa, que busca mellar y apartar de la causa a Zamboni. A favor de su desempeño destacan que todos los pasos que se dieron dentro de este expediente fueron ratificados el último jueves por el juez de Garantías, el mismo al que recurrió Thomsen para enfrentar la declaración de hoy. Y si bien Tomei todavía no era el abogado de los diez acusados, se resalta que en aquella primera indagatoria todos estuvieron asistidos por la defensora oficial María Verónica Olindi Huespi.